Entre parques y recetas

He dejado de hacer planes. Hace meses que no voy a una terraza. No veo a mis amigos desde antes del verano. Ya no recuerdo cuándo fue la última vez que fui a una exposición. Y sólo, en julio, estuve en un concierto de Rayden, organizado para recaudar fondos para la gente de la cultura que no está en primera línea.

Sólo visito a mi familia y quedo por videollamada para hablar y tomar un vino con las más cercanas. El COVID-19 ha cambiado nuestra forma de relacionarnos, nuestra vida social, sí, pero también me ha devuelto otras muchas cosas: el placer de la lectura, el de las cosas sencillas como un paseo junto al río o el de jugar en el parque con Daniela, y el gusto por la cocina.

Paseo junto al río Manzanares, en Madrid.

Echo de menos el contacto con mi gente pero he retomado aficiones, estoy aprendiendo a cuidarme mejor y disfruto de un ritmo de vida más pausado, calmado y consciente.

Llevaba años intentando leerme Todos náufragos de Ramón Lobo y por fin estos meses he encontrado mis momentos de soledad para dedicarle la atención que necesitaba. Lo he gozado tanto, que estoy impaciente por comenzar La vida contada por un sapiens a un neandertal (Juan José Millás y Juan Luis Arsuaga).

También quiero leerme Dime qué comes y te diré qué bacterias tienes, de la nutricionista @Blancanutri. Porque sí, con ella, sus consejos y sus recetas, además de la curiosidad que me ha llevado a seguir webinars y a leer más sobre nutrición, he empezado a alimentarme mejor.

Donuts sanos
Donuts receta de @Blancanutri

Ahora me preocupo y ocupo más de la nutrición que de la alimentación. Y la verdad es que me siento mejor. A ello contribuye también lo que estoy disfrutando con la cocina. He ampliado mi catálogo de platos y tengo tiempo para dedicarle el suyo a cualquier receta, poniendo mi cariño, ilusión y paciencia en un buen sofrito, el secreto de cualquier guiso.

Y, por supuesto, estoy viviendo a tope a Daniela. Bajar al parque con su amigo Hugo es ya un clásico y un placer para ella y para nosotros. Pasar un rato juntas cocinando es un aprendizaje continuo. Y participar del club de lectura por videollamada que hemos organizado con las tías Laura y Natalia está siendo muy especial.

Este es mi día a día ¿Y el tuyo?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: