Todo comunica, observa

ReevoluciónTenía un jefe que solía decirme “qué intuición tienes, lo que dices termina pasando”. Y sí, he de reconocer que tengo una intuición que no suele fallarme, aunque para adivinar la lotería todavía no me ha servido 😉 Sin embargo, no es especial, no es un don, es cuestión de fijarse, observar. Todo comunica.

A veces vamos tan deprisa que no vemos más allá de nuestras narices, no nos damos cuenta de lo que pasa a nuestro alrededor y… pasan muchas cosas. En una reunión de trabajo, sólo hay que mirar los gestos de quien tienes enfrente y saber leer su tono de voz y sus palabras, para saber si lo que le estás vendiendo le convence, si los resultados que presentas son los que esperaba. Porque hay mucho más detrás de lo que esconde una simple frase.

Mi jefe, en las reuniones con los clientes, evidentemente no se fijaba en esas cosas y cuando llegaban con las rebajas, muy previsibles la mayoría de las ocasiones, ni se lo esperaba. Pero cuando trabajas en comunicación los detalles no se te pueden escapar, además de que tú también tienes que cuidarlos: no sólo la forma de vestir, sino también los gestos, la sonrisa, la mirada, el lenguaje de una llamada, mail o reunión… por supuesto, sin olvidarte de lo fundamental, que tu labor profesional refleje lo mejor que puedes y sabes hacer.

Todo esto lo traslado también a las entrevistas de trabajo, en las que tengo algo de experiencia, aunque no por gusto, la verdad. En ellas, nuestro tono de voz, mirada y manos dejan ver nuestra ansiedad por encontrar una oportunidad, nuestra inseguridad, incluso, nuestra excesiva seguridad o nuestras pocas ganas. Tras muchos intentos de controlar todo esto, me di cuenta de que en una entrevista tienes que demostrar confianza en lo que sabes y lo que puedes hacer, además de sentirte natural. Cuando eso ocurre y ves que la otra parte es natural contigo, posiblemente indique que por fin llegó el momento.

También traslado el cuidado de los detalles a nuestras redes sociales, donde muchas veces decimos más de nosotros mismos de lo que creemos que estamos dejando ver. Por algo, animan ese afán de voyeur que todos tenemos, así que cuida lo que compartes porque podemos ser muy transparentes y lo digo por experiencia, tanto porque me he dado cuenta de lo que otros han visto en mis publicaciones (y asusta), como porque veo los “gritos” que algunas personas dejan o hemos dejado en estos buzones…

Mira, observa y cuida los detalles.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: